Cómo aprendimos a dejar de preocuparnos y amar la prohibición

Un grupo de proyectos de ley presentados recientemente en el Congreso peruano, abordan diversos asuntos relacionados con el uso de Internet. Sin embargo, su entendimiento de las tecnologías y sus posibilidades es parcial y pesimista, terminando en fórmulas que proponen la prohibición de todo aquello que no se pueda controlar.

Un proyecto de ley presentado por el congresista Omar Chehade parte de la preocupación por la facilidad de acceder a contenidos pornográficos a través de Internet. Considera que resulta cada vez más difícil para los padres supervisar lo que sus hijos hacen en línea, debido a los diversos medios y dispositivos existentes para conectarse. Por ello, propone crear una comisión estatal dedicada a identificar y ordenar el bloqueo de todos los contenidos no aptos para menores disponibles en Internet. Este filtrado se aplicaría por defecto a todos las conexiones de Internet del país y solo se levantaría para los usuarios que lo soliciten expresamente a su proveedor de acceso.

La propuesta adolece de profundos problemas legales y prácticos, como lo hemos señalado en Hiperderecho. En principio, porque implantaría un sistema estatal de censura previa respecto de un contenido que en sí mismo es legal, como la pornografía. El proyecto no busca regular el acceso a pornografía infantil sino a la pornografía en general.

Además, el requisito de solicitar expresamente a la empresa operadora la habilitación de los contenidos pornográficos, crearía un registro nacional de consumidores de pornografía del que nadie querría formar parte.

En la práctica, el proyecto también sería una tarea de muy difícil implementación y mantenimiento. El volumen de sitios que tendrían que diariamente agregarse a la lista negra estatal llevaría a errores, zonas grises y casos en los que termine utilizándose esta potestad estatal con fines de censura política. El uso intensivo de esta potestad llevaría a bloquear servicios como Tumblr, Pinterest o todo el tráfico peer-to-peer en Perú. Por ende, la aceptación de estas soluciones abriría la puerta a que en un futuro cercano se busque implementar sistemas de filtrado similares para infracciones a los derechos de autor o difamación.

Por otro lado, luego de un accidentado primer intento por ampliar el catálogo de delitos informáticos existentes en Perú, un nuevo proyecto de ley firmado por el Poder Ejecutivo quiere incorporar un conjunto de nuevos delitos relacionados con sistemas informáticos. La propuesta se inspira en parte en el Convención sobre Cibercrimen de Budapest cuando propone incorporar delitos como los de acceso ilícito, atentado contra la integridad de datos o sistemas informáticos o el uso indebido de dispositivos, entre otros. Sin embargo, en algunos casos omite señalar excepciones que sí están presentes en el texto internacional y en otros incorpora artículos totalmente nuevos.

Es el caso de los delitos de grooming, discriminación e interceptación telefónica. En el primero, en firme cumplimiento de la tradición nacional por seguir las modas continentales, se propone penalizar a quien “a través de las tecnologías de la información o de las comunicaciones” contacte a un menor de catorce años para solicitarle material pornográfico o proponerle actividades sexuales. En el caso del delito de discriminación, se propone ampliar la redacción vigente del Código Penal para incluir los casos en los que el delito se realiza “a través de las tecnologías de la información y de la comunicación”. En otras palabras, propone hasta tres años de cárcel para quien a través de un artículo, comentario o un video difundido por Internet discrimina o incita a la discriminación. Finalmente, el proyecto de ley también intenta aumentar las penas para el delito de interceptación telefónica hasta los seis años y propone agravantes para información clasificada o que comprometa la defensa y soberanía nacional.

Aunque ambos proyectos de ley han sido elaborados por equipos distintos y abordan problemas diferentes, es posible identificar algunos puntos en común. En primer lugar, comparten una visión desesperanzadora de lo que significa la tecnología y del rol estatal sobre ella.

La sociedad ha abrazado la apertura de la tecnología como una oportunidad para innovar y mejorar nuestra calidad de vida. Una oportunidad, por cierto, no desprovista de riesgos pero a cuyos beneficios no podemos negarnos. Por el contrario, en estos proyectos, nuestro Estado parece ver en la tecnología una profunda amenaza a la sociedad que es imprescindible reprimir y respecto de la cual nunca se podrá estar suficientemente protegido.

Por eso es que estos proyectos se esfuerzan en cubrir todos los supuestos posibles, así nunca se vayan a verificar en la práctica o no tengamos los medios apropiados para detectarlos. Por eso creen que es mejor que los supuestos sean demasiado amplios en lugar de hacerlos demasiado específicos. Esta aproximación “precautoria” a los usos de la tecnología puede terminar afectando no solo usuarios sino también a empresas, creadores y emprendedores que experimentan con los nuevos medios.

El otro rasgo común que tienen ambos proyectos de ley, es su alienación respecto de la realidad nacional y la capacidad institucional del Estado. Su punto de partida siempre es un documento internacional, una iniciativa extranjera que se pretende imitar o la necesidad figuración política frente a un tema de coyuntura.

Peor aún, la prisa en adaptar el Convenio de Budapest es evitar que se apruebe un proyecto de ley peor como el propuesto por la Comisión de Justicia el año pasado y que todavía no ha sido retirado. Sin embargo, ninguno parte de señalar la cantidad de delincuentes que se le han escapado al Estado por un vacío legal, el éxito que han tenido estas medidas en otros países o el impacto que las medidas propuestas tendrán en la libertad de expresión, la protección de datos personales o el desarrollo de la investigación científica.

Esta desconexión con la realidad hace que las propuestas sean tan descabelladas como un filtro nacional anti pornografía, o tan populistas y peligrosas como ampliar el delito de discriminación a espacios como Internet. Son prohibiciones raras porque son tan ambiciosas que a todos nos queda claro que no se van a cumplir efectivamente, o solo se van a hacer valer selectivamente, contra aquello que el Estado no puede callar por otros medios. Estas prohibiciones amplias y principistas son muy peligrosas para una sociedad libre y la tecnofobia de algunos de nuestros políticos nos está llevando a tomarlas por inocentes.

Artículo publicado originalmente en el boletín Digital Rights LAC, edición no. 3.

2 responses to Cómo aprendimos a dejar de preocuparnos y amar la prohibición

  1. ricardo

    Hola,que bien estaba redactando mi comentario y algo o alguien me lo borro.
    No importa, decia que se trata de un 1% proteger a la niñez y adolecencia y 99% perseguir a los enemigos que piensan diferente. Pensar diferente es un delito horrible en el Peru. Para eso se proporciona una herramientas a un estamento social peligroso e incorregible como son los miembros de las Fuerzas Armadas y Policiales.

    Ellos no solo han conseguido que la poblacion celebre el derramamiento de sangre y fuego sino que han ampliado su competencia en forma ilegal para controlar el VRAE y tambien sufragan y Ahora quieren patrullar el ciberespacio como si fueran muy buenos. Lo que va ocurrir es que como no le satisface su menu depredador, quieren ampliarlo haciendo pasar a sus victimas como infractores con el fin de “ganarse alguito”. Cuando compre mi PC en el 2004 tambien abri una modesta cuenta en el banco. Como note cosas extrañas a los pocos dias,sospeché que mi PC estaba siendo controlada. Urgando en ella y desmarcando la propiedad achivos ocultos,encontre en una carpeta sencilla guardados elementos que no me pertenecian eran trazas de la costruccion de un formato bancario con el logotipo de un banco. Para qué habian depositado esos elementos en mi humilde PC, quienes lo habian hecho habian suplantado mi identidad para ingresar a mi PC y tal vez ya habrian cometido su delito y usaban mi PC como un basurero o baul para ocultar o “sembrar” pruebas y despistar a la autoridad ideal honesta que en el Peru no existe. Como senti temor borre mi disco duro e instale mi sistema operativo. Los miembros de las fuerzas armadas y policiales;la magistratura y los funcionarios publicos no son garantia de un recto suministro de justicia estamos entregando armas a dementes morales que terminaran por dinero incriminar a inocentes en base a sembrar en sus telefonos y computadoras trazas de un delito con fines de lucro y/o para perseguir a los oponentes de un regimen con elementos infamantes que causan impacto en los codiciosos fiscales y magistrados que terminan por aplicar condenas a quienes no les cedan sus bienes. Asi los despotas de turnos podran deshacerse de sus oponentes incomodos al regimen. Y mantendran a la población en silencio como lo hacen,por ejemplo,con los pensionistas, en sus propias narices los estafan,los despojan y los matan con estres de espera. Cuando mis colegas de la FFAA y FFPP no derriban una avioneta y se arrojan como chaca les para incautar la droga y guardarse el dinero entonces patrullan el ciberespacio para pescar a sus “lornas” mientras quienes verdaderamente degeneran la mente de los niños,adolecente y adultos es el propio sistema. La multa para arriar al ganado.el voto no es voluntario sino obligatorio y la poblacion no conoce el teje y maneje del proceso electoral y violan la voluntad popular.Ahora estan levantando una “espada de damocles” que usaran con fines infamantes y calumniatorios para avasallar a la poblacion ignorante.

    Ricardo German Alarcon Tapia Aferez GC en supuesto retiro por supuesta reorganizacion institucional por RS.No.0008-86-IN/DM del 04 de Febrero de 1986. Viva el Peru Carajo.

Leave a reply

Basic HTML is allowed. Your email address will not be published.